La concha es sólida, gruesa, equivalva e inequilateral, con el umbo frontal centrado y el contorno de la concha redondeado, aunque tiende a ser alargado en la parte posterior. Llega a los 4 ó 4,5 cm. midiendo por el eje mayor.
La superficie de la concha está provista de numerosas costillas concéntricas, de 11 a 14 por cm. más o menos, que normalmente no se solapan. En las depresiones entre dos costillas hay unas líneas concéntricas prácticamente invisibles a simple vista. Así como se acercan al margen ventral, las costillas se hacen cada vez más próximas.
El ligamento externo es corto y estrecho, alcanzando solamente un tercio del camino cara al margen posterior. La lúnula, corta y en forma de corazón, está surcada por costillas finas y radiales de color marrón claro. Escudete elíptico, extenso y que llega hasta el margen posterior, con finas líneas radiales. Tiene tres dientes cardinales en cada valva, sin dientes laterales. El silo paleal es profundo y el margen interior de la concha dentada, desde cerca de la cima hasta el margen posterior del escudete.