Pez costero de aspecto y costumbres muy similares a otros tríglidos, como el garneo o el bejel, se diferencia de ellos principalmente a causa de su color rojo. De ahí que su nombre en euskera -arraingorri- signifique precisamente eso: pez rojo. Sin embargo, los pescadores suelen confundirlos entre sí, y, según las localidades, denominan a todos los tríglidos con un único nombre. Su carne es comestible pero poco apreciada. Se emplea sobre todo para cocinar sopa de pescado.
Pica frecuentemente en aparejos de fondo, en especial los que trabajan sobre lechos blandos. Su boca, bastante grande, admite bocados de cierta envergadura. Suele picar a cebos compuestos por anélidos y moluscos, aunque no es objeto de una pesca específica. Pese a vivir en la franja costera, no suele encontrarse en fondos de menos de 5 ó 10 m., por lo que es una captura más frecuente de las embarcaciones de bajura, que de los aparejos de surf casting.