Gasterópodo prosobranquio de concha cónica de base muy ancha que hace pensar en un sombrero chino. El ápice, sin agujerear, está generalmente más cerca del extremo anterior de la concha, de manera que la inclinación anterior es un poco más corta y acentuada. Llega a medir hasta 6 cm. La superficie exterior es rugosa, surcada radialmente por costillas bien definidas entre las que se aprecian otras más débiles. Las líneas de crecimiento son concéntricas y nítidas. Interiormente se distingue la impresión muscular en forma de herradura abierta anteriormente.
El color de la concha es gris tirando a amarilla con manchas pardas; por dentro brillante, con ligeras irisaciones y transparentándose el dibujo externo en los márgenes.
Durante los períodos de marea baja tienden a pegarse a las rocas para protegerse de la desecación y de los depredadores terrestres. La entrada y salida del agua para la respiración, lo mismo que la expulsión de los excrementos, tiene lugar entre el margen del manto y el cuerpo, pues no tienen el agujero del ápice que se encuentra en otras especies del mismo Orden.