El rape, es el nombre común de unos 265 peces marinos emparentados que tienen unos apéndices semejantes a cañas de pescar o señuelos, con los cuales atraen a sus presas. El rape común se distribuye a lo largo de las costas de Europa y América del Norte desde las Islas Británicas y Nueva Escocia hasta Barbados.
Estos peces alcanzan más de 1,5 m de longitud. Viven en el fondo oceánico, y se arrastran por él (mediante unas aletas pectorales modificadas) para buscar alimento. Con su boca enorme y su estómago extensible, un rape puede engullir otro pez de su mismo tamaño.
Otros rapes son los peces murciélago, los peces rana y los sapos de mar.
Uno de los aspectos más peculiares de los rapes es su comportamiento sexual. En muchas especies de rapes de profundidad, el macho es diez veces más pequeño que la hembra y carece del señuelo característico. El macho parásito se adhiere al cuerpo de su compañera, y penetra en el tegumento de la hembra que le hospeda. Los sistemas circulatorios de los dos peces se unen y los nutrientes de la sangre de la hembra alimentan al rape macho. Estos peces son los únicos que presentan un dimorfismo sexual tan extremo.