Es un pez comestible. Habita el Atlántico desde las islas Británicas hasta el sur de Argentina, prefiriendo las regiones subtropicales a baja y media profundidad, y se cría también en piscifactorías para su consumo.
Es un pez de buen tamaño, alcanzando los 95 cm de largo y los 8 kg de peso. Muestra un cuerpo corto y macizo, cubierto por escamas plateado-rosáceas, con bandas de color amarillento. Las aletas son rosadas o rojas.

Este pez cosmopolita (desde Chile hasta Turquía) posee cuerpo alargado y complexión atlética, poderoso nadador con hocico puntiagudo y boca grande y alargada. Cuerpo Oval comprimido que llega hasta los 45 cm.
Su alimentación más temprana es a base de quisquillas (camarones), afición que no abandona combinado en el menú en la madurez todo tipo de crustáceos. Es por tanto un carnívoro que no desprecia (en las costas cantábricas) percebes, nécoras pequeñas, etc.
Tiene múltiples variedades de su mismo nombre y en ocasiones, le gusta camuflarse como un congrio.